Thuk Je Che Tibet

 

Las ayudas

  

Ayuda a los ancianos en el exilio


Ellos son los más olvidados en esta triste situación del pueblo tibetano.    

Ellos forjaron una gran nación, el Tíbet. Y ellos tuvieron que emigrar de su país por la feroz masacre cometida por el ejército chino. 

Emigraron con el miedo en los talones, pero con la esperanza en sus caras. 

Cada arruga de su piel es la historia de ese país, cada surco de su cara es el surco que le arrancaron a la tierra para cultivar el alimento de su nación. 

Pero ahora ellos son los más olvidados. 

Es estos tiempos de crisis, las financiaciones privadas a los monasterios tibetanos de la india han cesado. Y los monasterios han dejado de recibir ayudas. 

Estos monasterios se tienen que abastecer como sea, y lo poco que reciben es para seguir forjando a los jóvenes monjes y cuidar de la educación de los niños que son el futuro de su tierra. 

Pero por desgracia los monasterios no se pueden ocupar de los ancianos. 

Ellos ya están agotando su vida, su estancia en este plano de existencia, su camino se acaba. 

Pero pueden tener un fin digno y no verse obligados a ser arrinconados.    

Por el bien de los padres de la nación tibetana, os pedimos que por poco que podáis ayudéis a esta magnifica y valiente gente.


Thuk Je Che.